Skip to main content

Hacia un futuro más equitativo: la utilización del EITI para promover la igualdad de género

23 June 2021

Casi 200 participantes se reunieron el mes pasado en un evento global de aprendizaje entre pares dedicado a las formas de promover la igualdad de género en el sector extractivo a través de la implementación del EITI.

Aunque todavía queda mucho por hacer, la agenda de la igualdad de género está cobrando impulso en el sector extractivo. El evento del mes pasado mostró que hay un interés firme de diversas partes interesadas (incluidos el gobierno, la industria y la sociedad civil) por empoderar la participación de las mujeres en los sectores petrolero, gasístico y minero y garantizar que las industrias extractivas contribuyan a los medios de vida de los hombres y las mujeres en igual medida.

En el evento se presentaron distintos enfoques para poner fin a la desigualdad de género en las industrias extractivas, como los adoptados por Afganistán, la República Dominicana, Filipinas y Senegal, entre otros. Las siguientes son cuatro conclusiones en este sentido:

 

“La desigualdad menoscaba los objetivos relativos a la transparencia, el desarrollo económico, la prosperidad compartida y la estabilidad política”.
– Elisa Peter, directora ejecutiva de Publiquen Lo Que Pagan

 

Durante las exposiciones, se subrayó la urgencia de promover la igualdad de género para ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Mantener un seguimiento de los datos sobre empleo desglosados por género y nivel ocupacional puede ayudar a orientar reformas de políticas para promover el equilibrio de género en el sector. Los informes presentados y la investigación desarrollada en Filipinas han revelado que las mujeres constituyen solo un 12 % de la fuerza laboral minera del país, y que son pocas las que ocupan puestos de liderazgo. En Senegal, las trabajadoras mujeres representaban poco más del 8 % de las personas empleadas en el sector extractivo en 2019, y estaban más expuestas a impactos medioambientales negativos.

Según el Programa de Minería Responsable de Transparencia Internacional, la corrupción puede afectar de manera diferente a las mujeres y a los hombres. Por ejemplo, las mujeres tienen mayores probabilidades de verse excluidas de las consultas comunitarias y ser sometidas a extorsión sexual. Cuando en las negociaciones para la celebración de acuerdos de desarrollo comunitario solo intervienen hombres (p. ej. líderes tradicionales masculinos y funcionarios varones de empresas mineras), aunque haya un requisito de participación de la comunidad, es probable que las mujeres queden excluidas de los beneficios de la minería. Se requiere una mayor investigación para entender y prevenir mejor los efectos de la corrupción del sector sobre las mujeres y las minorías de género.

Durante el evento también se destacó que las experiencias de las mujeres no son homogéneas, ya que las que se encuentran en comunidades donde se realizan actividades extractivas tienen menos probabilidades de poder acceder a espacios de toma de decisiones que las mujeres que se encuentran en las capitales.

 

“Se necesitan esfuerzos deliberados para potenciar la capacidad de las mujeres de dar mayor fuerza a su voz y a sus intervenciones dentro de los grupos multipartícipes del EITI”.
– Talmika Hawiindi, Transparencia Internacional Zambia

 

En su discurso inaugural, la presidenta del Consejo EITI, Helen Clark, destacó que “una mejor toma de decisiones siempre fluye a partir de la participación plena de las mujeres”. En el mismo sentido, Haroon Chakhansuri, Ministro de Minas y Petróleo de Afganistán, anunció que su ministerio tenía la intención de emplear a mujeres en más de 500 puestos en el ámbito central y las provincias. Además, indicó que el EITI de Afganistán había adoptado una política de género e inclusión y que a continuación se había propuesto a cuatro mujeres para el grupo multipartícipe (GMP) del país este año.

Durante las exposiciones, se reconoció que la transparencia y el diálogo multipartícipe son importantes para propiciar que las mujeres intervengan en la toma de decisiones e influyan en las agendas de manera significativa. Los grupos de la sociedad civil de Zambia y Túnez establecieron procedimientos más inclusivos para sus nominaciones a los GMP con el fin de contribuir a aumentar el número de miembros mujeres. Awa Marie Coll-Seck, Ministra de Estado de Senegal, destacó que los GMP deberían interactuar con mujeres que residan fuera de la capital e involucrar a asociaciones de mujeres en el proceso EITI. 

 

“No podemos gestionar lo que no podemos medir”.
– Anna Liza Bonagua, Departamento de Asuntos Interiores y Desarrollo Local, Filipinas 

 

Los impactos y los beneficios de la extracción de recursos son asuntos de interés para las mujeres, y los datos sobre género pueden ser un pilar fundamental para la elaboración de políticas más inclusivas. A tal fin, el EITI de Filipinas está desarrollando plantillas de informes para que las divulgaciones del Gobierno y las empresas incluyan parámetros de género más allá de los datos sobre empleo, y abarquen servicios básicos y oportunidades de contenido local.

Un estudio del Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales (NRGI) y del Instituto de Recursos Mundiales (WRI) examinó distintas leyes, políticas y regulaciones sobre las industrias extractivas que aluden a cuestiones de género en 12 países. De ellas, muy pocas incluían disposiciones relativas a la recopilación de datos desglosados por género o establecían maneras cuantificables de evaluar el progreso en materia de igualdad de género. Sin embargo, algunos países, como Sierra Leona, están prestando más atención a la división equitativa de oportunidades en el sector de los recursos naturales y a la mitigación de los efectos adversos del sector condicionados por el género. Si bien Sierra Leona está progresando en lo que a políticas se refiere, NRGI compartió un cortometraje documental que destacaba algunas de las dificultades que surgen a la hora de lograr que su implementación produzca cambios transformadores en relación con la igualdad de género. Con respecto a los contratos extractivos, los/as promotores/as de avances en materia de género también deberían abogar por su divulgación, a fin de garantizar el acceso a las protecciones que podrían estar previstas en ellos y para destacar las deficiencias que requieran mejoras.

Si no se cuenta con datos, es imposible saber y entender con precisión cuáles son las cuestiones que están enfrentando las mujeres en las comunidades donde se desarrollan actividades extractivas y cuáles son los obstáculos reales para su participación en la toma de decisiones. Hubo participantes que indicaron que las políticas y los marcos jurídicos deberían incluir divulgaciones de género obligatorias por parte de las empresas en relación con los efectos sociales y medioambientales, y que todas las empresas deberían hacer evaluaciones de impacto de género a lo largo del ciclo de vida de los proyectos extractivos.

 

“Los compromisos de las industrias extractivas en materia de género deberían desarrollarse en consonancia con los marcos ya existentes, como la Alianza para el Gobierno Abierto y el EITI, con el fin de abogar por una mayor transparencia”.
– Aubrey Menard, Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales

 

El evento puso énfasis en la demanda de oportunidades de aprendizaje entre pares e intercambio de experiencias a lo largo de la red global. En las exposiciones, se subrayó la importancia de las asociaciones y la colaboración, así como el hecho de que las partes interesadas del EITI deberían aprovechar la experiencia y pericia de las comunidades especializadas en justicia de género y gobierno abierto. Una de las experiencias compartidas fue la de Oxfam, que desde 2019 ha estado trabajando en Zambia y en la República Dominicana para construir alianzas entre distintas organizaciones por los derechos de las mujeres y organizaciones por la transparencia de los ingresos (como el EITI) y para acercar sus agendas de promoción de causas.

El EITI puede desempeñar un papel importante en la promoción de un diálogo y enfoques más inclusivos entre todos los actores, incluidas las empresas. Las representantes del Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM) e International Women in Mining sostuvieron que los actores de la industria pueden beneficiarse del desarrollo de comunidades resilientes en las zonas donde operan.

Mantener el impulso de cara a la Conferencia Global EITI de 2023  

En un contexto en el que se prevé que la transición energética transformará el futuro de las industrias extractivas y de las comunidades que dependen del sector, la participación igualitaria en la toma de decisiones será fundamental para garantizar que dicha transición no deje a nadie atrás. Para mantener el impulso, será importante monitorear periódicamente el progreso en los países y documentar de qué manera la implementación del EITI está contribuyendo a promover la igualdad de género.

A raíz de un análisis del año pasado acerca de la implementación de los requisitos sobre género del Estándar EITI, el Secretariado Internacional se comprometió a apoyar a los países para que alcancen dos objetivos: que las mujeres conformen al menos un tercio del total de representantes en los GMP y que al menos dos tercios de los países implementadores del EITI divulguen datos desglosados por género. El EITI lanzará en breve una segunda revisión de la implementación global de los requisitos del Estándar EITI relacionados con el género.

 

Este evento fue organizado conjuntamente por el Secretariado Internacional EITI y el Grupo de Trabajo de Justicia de Género e Industrias Extractivas (Publiquen Lo Que Pagan, Oxfam, FEMNET, Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales, Instituto de Recursos Mundiales, Development Gateway, Programa de Minería Responsable de Transparencia Internacional). Se agradece en especial a Alice Powell, Aubrey Menard, Maria Ezpeleta, Nicole Bieske, Stephanie Rochford y Rob Pitman por sus contribuciones para esta publicación.

 

Vínculos útiles:

Foto de Sauda Fanny Jussa en Flickr

Author(s)
Indra Thévoz
Theme(s)
Gender