Skip to main content
Copper ore

Por qué la gobernanza de los minerales críticos importa en la transición a las cero emisiones de CO2

Cómo aprovechar la transparencia y el diálogo a fin de remediar los riesgos para la gobernanza de los minerales críticos

9 May 2022

El sector de la minería es esencial en la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Los paneles solares, las turbinas eólicas y los vehículos eléctricos dependen fundamentalmente de minerales como el cobalto, el cobre, el litio y el níquel, entre otros. Según la Agencia Internacional de la Energía, podría ser preciso cuadruplicar el suministro de minerales destinados a las tecnologías de energías limpias en las próximas dos décadas para limitar el calentamiento global por debajo de los 2 °C.

Si bien el aumento de la demanda de minerales podría propiciar oportunidades económicas en forma de inversiones, ingresos y empleo en el futuro, diversos auges de la minería sucedidos en el pasado exigen actuar con cautela. Si no se abordan los retos de la gobernanza, la transición energética podría llegar a ser una maldición en lugar de una bendición para muchos países productores. Sin transparencia ni diálogo, la demanda de minerales podría desencadenar inestabilidad económica, corrupción y daños ambientales y sociales, además de echar a perder los esfuerzos mundiales de lucha contra el cambio climático.

Si no se abordan los retos de la gobernanza, la transición energética podría llegar a ser una maldición en lugar de una bendición para muchos países productores.

El último documento sobre políticas del EITI establece cómo los países ricos en minerales pueden fortalecer la gobernanza del sector y garantizar una transición energética que no deje a nadie atrás. Asimismo, destaca cuatro riesgos clave que podrían conllevar el auge de los minerales críticos, y la manera en la que las divulgaciones y el diálogo pueden contribuir a solventarlos.

1. La volatilidad de los precios podría perjudicar las finanzas públicas y provocar inestabilidad política

El sector minero siempre ha experimentado fluctuaciones en la oferta y la demanda. La volatilidad de los minerales podría exacerbarse todavía más durante la transición energética mundial. Un grupo reducido de países dominan la producción de varios de los minerales críticos, lo cual provoca la vulnerabilidad de las cadenas de suministro. Por otro lado, las políticas comerciales restrictivas o los conflictos podrían derivar en aumentos de precios repentinos. Al mismo tiempo, las innovaciones tecnológicas, las sustituciones de minerales y unas mejores tasas de reciclaje podrían reducir de manera inesperada la demanda de determinados minerales. Este panorama dificulta que los gobiernos puedan anticipar el dinero que obtendrán del sector, lo cual puede socavar su capacidad de financiar servicios públicos y causar inestabilidad política.

La presentación de informes EITI sobre aspectos clave del sector —como, por ejemplo, la exploración, la producción y los ingresos— puede arrojar luz sobre su potencial económico y mejorar la planificación de la asignación de ingresos de manera que estos respalden objetivos de desarrollo a largo plazo.

2. Un impulso inversor podría aumentar los riesgos de corrupción

Muchos depósitos de minerales críticos se encuentran en países con un mal historial respecto a la corrupción. Se podría necesitar más de 1 billón de USD en inversiones para la minería de aquí a 2035 para fomentar la oferta de tan solo cinco metales: el aluminio, el cobalto, el cobre, el litio y el níquel. Las oportunidades de negocio asociadas con este impulso inversor —incluidas las adjudicaciones de derechos de minería, los contratos de adquisiciones y los acuerdos de comercio de materias primas— podrían ser vulnerables a la corrupción.

La divulgación de los contratos y los beneficiarios reales en consonancia con el Estándar EITI puede ser un antídoto muy eficaz. La transparencia contractual permite la comparación de acuerdos e incentiva a los funcionarios gubernamentales a concertar tratos justos con empresas de confianza de manera acorde con el marco legal del país y las normas del sector. También disuade a los funcionarios de celebrar contratos que sean desfavorables o que den lugar a ganancias personales. Es más, la información sobre los beneficiarios reales puede ayudar a los actores que luchan contra la corrupción a identificar si las licencias y los contratos de minería se han adjudicado a empresas con vinculaciones políticas.

3. Los precios elevados podrían empujar la minería hacia zonas más sensibles desde el punto de vista ambiental y social

Muchos depósitos de minerales críticos se encuentran en zonas sensibles desde el punto de vista ambiental y social. Es probable que el agua, la tierra, la biodiversidad y los derechos de los pueblos indígenas se conviertan en temas cada vez más acuciantes en muchas zonas mineras del mundo. En el caso de ciertos minerales, un auge minero podría alentar la producción de la minería artesanal y a pequeña escala, un sector asociado con una serie de retos concretos. Entretanto, los intentos de evitar problemas comunitarios podrían desencadenar un aumento de la minería en los fondos marinos, un método potencialmente controvertido. Todo lo anterior se traduce en que la demanda de minerales para la transición energética podría perjudicar a las comunidades y dañar el medio ambiente.

Los informes sobre el seguimiento ambiental y los pagos pueden respaldar prácticas empresariales responsables haciendo patente el desempeño de las empresas mineras. La plataforma multipartícipe del EITI también es un importante medio para el diálogo inclusivo sobre cómo abordar los riesgos asociados con la minería informal o no convencional, en especial en el caso de las comunidades más afectadas por las operaciones mineras.

4. Las exigencias a favor de la participación estatal podrían exacerbar retos de gobernanza

Las percepciones en torno a la importancia estratégica y económica de los minerales críticos ya están provocando que muchos gobiernos aspiren a tener un mayor control sobre el sector minero. Es posible que las empresas estatales intenten afianzar mayores participaciones de propiedad en proyectos de minería, y que los gobiernos impongan requisitos más estrictos relacionados con el procesamiento nacional y el contenido local. Sin las salvaguardas adecuadas, la participación estatal puede repercutir negativamente en las finanzas públicas, además de ser vulnerable a la corrupción. Asimismo, las grandes transacciones con comerciantes de materias primas pueden presentar riesgos de gobernanza y exacerbar la deuda soberana en tiempos de volatilidad si no se negocian bien las condiciones. Los requisitos del EITI sobre la transparencia relacionada con la participación estatal pueden contribuir a promover la supervisión pública de las empresas estatales a fin de garantizar que sus operaciones estén en consonancia con el interés público.

Este es el momento de reforzar la gobernanza del sector minero.

El giro mundial hacia un escenario con cero emisiones de CO2 tiene el potencial de proporcionar ventajas a los países que producen los minerales utilizados en tecnologías con bajas emisiones de carbono. A fin de que así sea, el fortalecimiento de la transparencia y del diálogo multipartícipe es más importante que nunca. Este es el momento de reforzar la gobernanza del sector minero.

El fortalecimiento de la gobernanza de los minerales críticos

Este documento sobre políticas explica de qué modo la implementación EITI puede contribuir a remediar los riesgos de gobernanza del sector de los minerales críticos en los países productores.