Noticias

Mejores datos, mejores debates

Mientras los países implementadores del EITI se enfrentan a los extraordinarios desafíos derivados de la pandemia de Covid-19 y las consecuentes contracciones económicas, la necesidad de contar con una gobernanza transparente sigue siendo igual de importante que siempre. En un período como este, el hecho de disponer de datos abiertos en las industrias extractivas puede servir como base para decidir políticas con responsabilidad e inteligencia. En esta publicación, examinamos el rol que ocupan los datos abiertos en la configuración de importantes debates sobre la gobernanza de las actividades extractivas. 

Los datos abiertos constituyen una poderosa herramienta. En un mundo digital e interconectado, los datos pueden revolucionar y mejorar el modo en que se rigen las sociedades. Los datos abiertos se basan en el principio de que la información debería estar al alcance de todos en forma libre; que sea posible acceder a ella, utilizarla, y republicarla sin restricciones ni mecanismos de control; y que se preste al escrutinio público. En el marco de la gobernanza de las actividades extractivas, los datos constituyen una herramienta vital para que los gobiernos y la industria permanezcan sujetos a rendir cuentas, así como para suscitar debates públicos informados.

¿Quién utiliza los datos abiertos?

En el sector extractivo, existen distintos usuarios de datos con diferentes necesidades. Las organizaciones internacionales se basan en los datos nacionales para elaborar pronósticos económicos mundiales. Los gobiernos necesitan datos detallados sobre los ingresos a fin de delinear las políticas y reformas nacionales. La industria a menudo desea presentar sus contribuciones sociales a las comunidades, más allá de los pagos ordinarios al gobierno. Los ciudadanos y la sociedad civil ansían comprender cómo funcionan las empresas, y qué uso hacen los gobiernos de los fondos que se les destinan.

Para poder responder a un amplio repertorio de necesidades, es necesario que la información sea flexible a fin de adecuarse a diferentes métodos de análisis. Es aquí que entran en escena los datos abiertos. Los datos divulgados a través del EITI se vienen poniendo a disposición en formato abierto desde 2016. La nueva política de datos abiertos del EITI, publicada en junio de 2019, aspira a mejorar la transparencia en torno a las actividades gubernamentales y empresariales, y a generar mayor conciencia acerca de cómo se rigen los recursos naturales de los países.

¿Cómo se concentran los datos abiertos?

Los países implementadores del EITI deben presentar información que sea legible por programas y aplicaciones del campo de las tecnologías de la información, y que se pueda combinar fácilmente con otros conjuntos de datos. La «Plantilla de datos resumidos» es la herramienta del EITI para concentrar y publicar datos estructurados sobre el sector extractivo. Se trata, literalmente, de una hoja de cálculos que concentra datos del EITI que han sido objeto de divulgación y que se refieren a un país o tema específico. Creada originalmente en 2016, en el año 2019 se la modificó para reflejar las numerosas novedades del Estándar EITI, tales como la presentación de información a nivel de proyecto, los beneficiarios reales, las aclaraciones sobre las empresas de titularidad estatal, y la divulgación sistemática de datos.

Una crítica frecuente que recibe el régimen informativo del EITI es que a menudo los datos se encuentran desactualizados al momento de su publicación, son de poca calidad o se utilizan de forma insuficiente. Los datos resumidos pueden contribuir de numerosas formas a superar este desafío. En primer lugar, la estandarización mejora la calidad y la congruencia de los datos que se ingresan. En segundo lugar, el hecho de alentar a los secretariados nacionales a completarlos y utilizarlos ayudará a mejorar la puntualidad de su presentación. Por último, la disponibilidad de datos más accesibles y utilizables propiciará mejores debates públicos.

A medida que los países se alejan del régimen informativo del EITI como proceso separado y se aproximan a la integración de las divulgaciones en los sistemas gubernamentales y empresariales, la naturaleza de los Informes EITI irá cambiando. A su vez, los gobiernos y las empresas harán suyos los datos a través de sus propias plataformas de declaración informativa. Los datos resumidos constituyen la única herramienta estandarizada que llena la brecha entre las divulgaciones sistemáticas y las lagunas en el régimen informativo del EITI que impone el Estándar EITI. A seis meses de la adopción de una nueva plantilla, los países implementadores y los aliados del EITI están comenzando a apreciar su valor.

Datos abiertos para mejores debates

Diseñar una base de datos que responda a todas las preguntas planteadas anteriormente es casi imposible. No obstante, resulta provechoso extender el alcance de los datos en sí mismos a fin de atraer el interés de un público más amplio mediante la inclusión de detalles como, por ejemplo, el género, los pagos ambientales, y la participación estatal. Con la estandarización es posible ordenar y comparar los datos, de forma tal de poder contextualizar el análisis.

Veamos un ejemplo: determinar el aporte del sector extractivo a la economía o al presupuesto estatal de un país puede ser de interés para un gobierno o ministerio. Para los ciudadanos, en cambio, resulta más relevante saber con exactitud cuántos ingresos representa esto para ellos. ¿Cuánto desembolsaron las empresas mineras en gastos sociales en sus respectivas regiones? ¿Cuántos ingresos por ciudadano generan las industrias extractivas cada año? Los datos abiertos pueden ayudar a responder este tipo de preguntas.

Sin embargo, mejorar la accesibilidad o la puntualidad de los datos no necesariamente implica que los ciudadanos se involucrarán con ellos. Para poder analizarlos de un modo susceptible de incidir en las políticas, se necesitan ciertas habilidades. Esto ofrece una oportunidad para que los investigadores, las organizaciones aliadas y los especialistas locales del EITI puedan analizar los datos y difundirlos al público en general de un modo comprensible y significativo.

Al facilitar y acelerar la recolección de datos, la divulgación sistemática puede generar un mayor margen para el análisis y la formulación de conocimientos y propuestas pertinentes que tengan como destinatarios a los creadores de políticas y al público. La «Plantilla de datos resumidos» es una herramienta fundamental para ayudar a lograr este objetivo.

Para ver un ejemplo de cómo pueden utilizarse y analizarse los datos abiertos del EITI, consulte estas publicaciones del blog del investigador y analista de comunicaciones Marco Zaplan.

Photo mockup by rawpixel.com
Authors: 
Hugo Paret

Hugo Paret

Oficial Técnico

Hugo colabora con el equipo de divulgación de datos del Secretariado Internacional trabajando sobre datos abiertos e integración a fin de mejorar la difusión y utilización de datos del EITI.