Noticias

Mensaje de Fredrik: Mis tres llamamientos de fin de año

"Muchos de los cambios y reformas que el gobierno está impulsando actualmente son directamente atribuibles a la labor del NEITI".

Zainab Ahmed, Ministro de Presupuesto y Planificación de Nigeria, miembro del Consejo del EITI y previamente Director Ejecutivo del NEITI, en una llamada reciente del Comité de Implementación del Consejo del EITI

"El EITI ha identificado una amplia gama de reformas, en particular en lo relativo al modo de modernizar los registros de auditorías de producción y recaudación de ingresos".

Victor Hart, Presidente del grupo de multipartícipes del EITI en Trinidad y Tobago y miembro del Consejo del EITI

"El EITI apoya nuestra política de datos abiertos para que podamos divulgar sistemáticamente datos sobre las industrias extractivas y fomentar la reforma en el seno de las entidades gubernamentales que se relacionan con los sectores del petróleo, el gas y los minerales".

Montty Girianna, Viceministro de Energía y Recursos Minerales de Indonesia y miembro del Consejo del EITI

Estas citas son sólo tres ejemplos de la repercusión que logra el EITI cada día en los 51 países ricos en recursos naturales y están implementando el EITI.


Es demasiado evidente que en todo el mundo los votantes se sienten descontentos con los políticos y las elites. El pacto social entre los ciudadanos y sus representantes políticos está siendo cuestionado como nunca antes.

Hay muchas razones para esta falta de confianza en la forma en que gobernamos nuestros países. Las enormes desigualdades en la riqueza, los temores que generan los grandes flujos migratorios, la corrupción y la mala gestión son factores que contribuyen a fomentar la voluntad de cambio.

En abril de este año estalló el escándalo de los papeles de Panamá, a partir de la filtración de 11,5 millones de documentos. El desafío era convertir la indignación en oportunidad de cambio. Los papeles de Panamá revelan el uso de empresas ficticias anónimas para ocultar o blanquear dinero. Tal como sostienen Joseph Stiglitz y Mark Pieth en su trabajo reciente titulado Overcoming the Shadow Economy (Superar la economía de la sombra): "los paraísos fiscales secretos… plantean un problema mundial: facilitan el lavado de dinero y el fraude y la evasión fiscal, fomentan la delincuencia y un nivel inaceptablemente alto de desigualdad en la distribución de la riqueza mundial".

Tras la publicación de los documentos, el gobierno británico organizó una Cumbre mundial anticorrupción en mayo. La oportuna atención se centró en la divulgación de los beneficiarios reales, en que los gobiernos abran sus registros de empresas, y en exigir información pública acerca de los propietarios de las empresas. Para los ciudadanos de los países ricos en recursos, el riesgo de perder ingresos de las industrias extractivas es particularmente significativo.

La Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas (EITI) acordó a principios de este año aprobar nuevas normas de divulgación de los beneficiarios reales para todas las empresas extractivas que operan en sus 51 países miembros. Para 2020, las empresas que liciten, inviertan u operen activos de las industrias extractivas en un país del EITI deben informar el nombre, la nacionalidad y el país de residencia del beneficiario real. Además, las personas políticamente expuestas en el sector extractivo que posean activos de las industrias extractivas serán identificados y sus identidades serán publicadas. Esto quiere decir que los países que producen petróleo, gas y minerales sabrán quiénes son los propietarios de las empresas que desarrollan sus recursos naturales, independientemente del lugar en que esas empresas estén registradas, e independientemente de cuántos niveles haya entre estas empresas y sus beneficiarios reales. 

Los 51 gobiernos necesitarán mucho asesoramiento y apoyo político para convertir en realidad esos compromisos. Mi primer llamamiento de fin de año a nuestras partes interesadas es que apoyemos a esos gobiernos, y que mostremos el modo en que las empresas pueden revelar fácilmente la identidad de sus propietarios, y la manera en que la sociedad civil puede utilizar la información sobre la propiedad de las empresas.

Mientras el año 2016 llega a su fin, el EITI está en vísperas de una nueva etapa. Ninguno de nuestros países cumple el Estándar de 2016. Hemos abandonado la disposición binaria de países candidatos o cumplidores. Con nuestro nuevo enfoque de Validación, hemos introducido evaluaciones de progreso más matizadas: satisfactorio, significativo, inadecuado y sin progreso. Esto me hace sentir satisfecho. Hay un primer conjunto de países que pronto concluirá la Validación bajo este sistema. Mi segundo llamamiento es para que apoyemos a los gobiernos comprometidos con la Validación y nos aseguremos de que el proceso se convierta en una experiencia de aprendizaje que conduzca a nuevas reformas.

En un mundo en que la polarización es un fenómeno común, es probable que las pequeñas coaliciones de interesados afines se unan en torno a problemas y causas específicas. El EITI es buen ejemplo de ese tipo de coalición. Estos grupos no se sostienen solos; necesitan liderazgo político y de otros tipos. Debemos cuidar del EITI. Por lo tanto, mi tercer y último llamamiento de fin de año a todos ustedes va dirigido a que se unan y sigan siendo parte de nuestros procesos colectivos de acción y toma de decisiones. Se han alcanzado logros notables, pero nos queda mucho por hacer. Por desgracia, hay numerosos problemas mundiales  urgentes que sólo serán abordados con éxito si estamos dispuestos a trabajar tenazmente año tras año en favor de iniciativas de reforma como el EITI.

Permítanme expresar mi agradecimiento a todos ustedes por su apoyo a la implementación del EITI y por contribuir con su impacto. Espero con interés colaborar con ustedes en el nuevo año.


Fredrik Reinfeldt
Presidente del EITI