Noticias

Una mirada al futuro del EITI desde Latinoamérica

La Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractivas (EITI), un estándar global para la buena gobernanza en las industrias extractivas, cumple 10 años de estar en vigencia. Durante esta década, el EITI se ha expandido por todas las regiones del mundo y su impacto se ha profundizado en cada uno de los eslabones de la cadena de valor del sector extractivo. Con la actualización del estándar EITI del año 2013 ya no se trata meramente en reconciliar los pagos de las empresas con los ingresos de los gobiernos. Hoy en día el EITI debe demostrar cómo genera impacto en temas claves para la gestión del sector como licencias, contratos, marcos legales y tributarios, beneficiarios reales o finales, transferencias subnacionales y gasto público. 

Desde entonces el EITI se ha acercado, cada vez con mayor éxito, a ser parte de los sistemas de gobernanza de los países, promoviendo la integración (o, como se dice en inglés el “mainstreaming”) de la transparencia y la rendición de cuentas, lo que permite apoyar una toma de decisiones informada con datos de calidad sobre las reformas que necesita el sector minero, gasífero y petrolero.

En este contexto, Latinoamérica ha sido un escenario de prueba de alta relevancia para la aplicación del estándar a nivel internacional. Los países de nuestra región han innovado y, por ende, contribuido de manera decidida con un debate muy importante a nivel global. Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de debatir estas experiencias en el marco de un entrenamiento regional organizado por el Secretariado del EITI en Santo Domingo, República Dominicana.

A continuación, compartimos los puntos esenciales de este debate:

  • Perú fue el primer país en implementar EITI en la región desde 2007 y se ha destacado por ser el primer país en llevar el EITI a nivel sub-nacional. El EITI regional peruano estableció mesas de diálogo tripartito a nivel de gobiernos regionales y publica informes detallados con los datos sobre las transferencias del gobierno central a los gobiernos regionales, municipales, universidades locales y fondos de desarrollo según establece la ley. Actualmente el gobierno peruano se encuentra desarrollando/considerado un sistema de información en línea para que estas divulgaciones lleguen a las 26 circunscripciones de gobiernos regionales de manera puntual y trazable.
     
  • Colombia llevó adelante un programa de fortalecimiento institucional del sector minero energético que abordó: (i) procesos, en particular en la autoridad minera a nivel nacional; (ii) conocimiento, relacionado a la fiscalización y formalización minera; (iii) información para la toma de decisiones; y (iv) diálogo multi-actor, a través del EITI. El país innovó al poner al frente de la implementación de estas reformas a la tecnología. El Departamento Nacional de Planeación, con el apoyo del BID, desarrolló y puso en funcionamiento la plataforma MapaRegalías que brinda transparencia y trazabilidad a todos los recursos provenientes del sector. Con estas mejoras, descritas en el Informe Colombia 2030: Mejorando la gestión del sector extractivo, hoy Colombia está posicionado para avanzar la agenda EITI de automatizar las divulgaciones requeridas por el estándar con el apoyo de los sistemas de información existentes que ahora contienen datos actualizados y que son comparables entre entidades de gobierno.
     
  • Trinidad y Tobago logró publicar su primer informe EITI en el año 2015. En este caso el BID apoyó al comité directivo del EITI en el país en la investigación de las disposiciones de confidencialidad en la legislación de T&T, que al parecer hacían ilegal revelar públicamente información sobre pagos en el sector extractivo e implementar la EITI. Armado de un conocimiento más detallado sobre los desafíos legales, el comité directivo negoció la firma de acuerdos de intercambio de información con la industria, y pidió una reinterpretación de la legislación al fiscal general de la nación, proceso que finalmente resultó exitoso pues el país pudo cumplir con la publicación de la información. La innovación de Trinidad y Tobago fue que el país fue el primero en divulgar los pagos sociales, algo que se recomienda pero que no todos los países logran.
     
  • La República Dominicana es el país más reciente en cumplir con la divulgación de información EITI. El país ha innovado en publicar su primer informe EITI directamente en un Portal de Transparencia, donde se publica información sobre la manera como se gestiona el sector minero dominicano a lo largo de la cadena de valor del sector. Este Portal incluye datos estadísticos clave en formato digital de datos abiertos que permiten filtrar información, vínculos de acceso directo a normativas, visualizaciones e infografías. Desde la creación del Ministerio de Energía y Minas, la República Dominicana promueve la transparencia como fundamento para la gestión del sector y avanza, con el acompañamiento del BID, en un programa de fortalecimiento de capacidades institucionales con miras a asegurar una gobernanza integrada y articulada de su sector minero.

Más allá de estos casos, la realidad es que la sostenibilidad del sector extractivo en Latinoamérica y el Caribe se encuentra en una encrucijada. Por un lado, existe una falta de confianza generalizada en los gobiernos, sobre todo a nivel en aquellas áreas en donde se encuentran las operaciones a nivel regional/sub-nacional. Por el otro, crecen las tensiones resultantes por el impacto que tiene la baja de precios de las materias primas que significan menos inversiones e ingresos por impuestos, lo que a su vez implica mayores restricciones presupuestarias y fiscales.

De esta situación sólo se puede salir innovando, haciendo más con menos. Al mirar al estándar desde los retos y las innovaciones ocurridas en Latinoamérica, desde creemos que hay tres elementos clave que permitirán fortalecer la sostenibilidad del estándar: 

  1. Los países amplían sus posibilidades de impacto en las políticas públicas si logran incorporar la implementación del EITI en el marco de un plan o programa de fortalecimiento integral de la gestión del sector minero energético.
  2. Es clave entender y potenciar al máximo la utilización de las tecnologías de la información, para capturar y analizar información y divulgarla a través de formatos ágiles e intuitivos. Las tecnologías de información permiten hacer eficientes, compatibles e interoperables los sistemas de gestión sectorial. Esto significa una mayor integración de los datos, mejores catastros y sistemas de fiscalización y monitoreo, de transferencias y de gestión del gasto más robustos.
  3. Es cada vez más importante aprovechar los puntos de entrada que brindan los sistemas inversión pública para fortalecer la gobernanza en el sector extractivo, especialmente para fortalecer la capacidad institucional en los niveles subnacionales de gobierno.

La innovación debe apuntar a restaurar la confianza entre los actores clave y asegurar el impacto de las políticas de transparencia en el sector. Esto se logra a través de datos fiables y oportunos, que permitan una coordinación más efectiva entre gobiernos, ciudadanos y sector privado con el fin de lograr las aspiraciones plateadas en los Principios del EITI, donde el punto central es cómo mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.