Noticias

Tres aportes de la República Kirguisa sobre la implementación de transparencia de los beneficiarios reales

Louise Russell-Prywata es la directora de programas encargada del programa piloto OpenOwnership que presta apoyo a quienes publican datos en gobiernos nacionales e instituciones multinacionales a fin de que puedan compartir datos de alta calidad y de gran uso acerca de los beneficiarios reales. 

La República Kirguisa es uno de los más de 50 países que se han comprometido a través del Estándar de la Iniciativa de Transparencia para las Industrias Extractivas (EITI) a publicar los beneficiarios reales de licencias de industrias extractivas de aquí al 1 de enero de 2020. Juntos, estos países tienen el potencial de crear una nueva norma de transparencia acerca de los beneficiarios reales, reduciendo así las oportunidades de corrupción en este sector de alto valor y alto riesgo.

OpenOwnership trabaja con el EITI para ayudar a los países a que publiquen información sobre los beneficiarios reales en forma de datos abiertos. Esta es la mejor manera de garantizar que se usan datos de la más alta calidad y utilidad para combatir la corrupción y mejorar la gobernanza de los recursos naturales.

En febrero de 2019, paralelamente a la 42ª reunión del Consejo Internacional del EITI en Kiev, Ucrania, presentamos nuestro informe y nuestras recomendaciones para la transparencia de los beneficiarios reales en el sector extractivo de la República Kirguisa. Esto representa un hito en nuestro apoyo al Gobierno de la República Kirguisa a través del programa piloto OpenOwnership, aunque los resultados son relevantes a otros países —tanto en el ámbito del EITI como fuera de él—- que están trabajando hacia la implementación, o estudiándola, de regímenes de divulgación de los beneficiarios reales.

He aquí los tres puntos clave principales:

1. Tener en cuenta los datos en fases iniciales

Entre los países a los que prestamos apoyo existe una tendencia a pensar que las políticas tienen precedencia sobre los datos. Esto realmente puede reducir el efecto previsto de los regímenes de divulgación de los beneficiarios reales. Nuestras recomendaciones técnicas y legales a la República Kirguisa exhortan al gobierno a considerar cuestiones clave sobre los datos en una etapa temprana. ¿Quién utilizará el registro y qué necesitará de él? ¿Qué cambios jurídicos y normativos son necesarios para garantizar que los datos sean lo suficientemente detallados como para satisfacer estas necesidades? ¿Dónde se detectan brechas que pueden favorecer la acción deshonesta, y cómo podemos facilitar que las personas honestas presenten su información?

La respuesta a estas preguntas aumenta la posibilidad de que se ponga en práctica el marco jurídico y reglamentario para habilitar la recopilación y publicación de datos útiles, y de que se construyan sistemas técnicos conforme a especificaciones adecuadas. Esto permite ahorrar tiempo y dinero más adelante, y significa que los datos resultantes serán mucho más útiles. El Beneficial Ownership Data Standard proporciona un marco para examinar estas cuestiones.

2. La verificación es importante

En segundo lugar, la verificación importa. Tal y como ya han destacado los registros existentes en el Reino Unido y Ucrania, hay una clara necesidad de que las autoridades verifiquen los datos presentados. Esto reduce la posibilidad de presentar información falsa o errónea, y aumenta la confianza en los datos del registro y la utilidad de los mismos. En lo que respecta a la República Kirguisa, aunque se nos prestó suficiente ayuda para la realización de comprobaciones básicas en los documentos presentados, el organismo encargado del registro carece de un mandato para investigar presentaciones sospechosas, y actualmente no hay ningún organismo que está facultado para examinar los datos de beneficiarios reales e identificar patrones sospechosos y señales de alerta. Esto es necesario si las sanciones por la presentación de información falsa tienen por objetivo actuar como un factor de disuasión eficaz.

3. Coordinación y colaboración

En tercer lugar, resaltamos la necesidad de una coordinación cruzada en el gobierno para el diseño y la implementación de un régimen de divulgación de beneficiarios reales. Por ejemplo, al trabajar en colaboración con las entidades del gobierno, los organismos encargados de la implementación pueden estudiar las formas sobre cómo comprobar datos de beneficiarios reales vinculándolos electrónicamente con otros conjuntos de datos del gobierno, y comprender mejor cómo otras entidades gubernamentales podrían utilizar los datos sobre los beneficiarios reales. También es necesaria una colaboración bilateral con el gobierno para resolver cuestiones tales como el establecimiento del mandato y la responsabilidad de investigar presentaciones sospechosas.

Próximos pasos

Independientemente de que un país mantenga un registro central de beneficiarios reales o un registro específico sobre el sector extractivo —como en la República Kirguisa—, nuestro informe puede ayudar a identificar soluciones a problemas comunes y propiciar una mayor reflexión sobre las ventajas de avanzar hacia la publicación de datos abiertos, cuyos datos estructurados estén disponibles gratuitamente al público.

Mientras los países del EITI trabajan para cumplir con el plazo de enero 2020 en el sentido de implementar la divulgación de beneficiarios reales de sus sectores extractivos, existe una oportunidad real de establecer los registros de datos abiertos como mejor práctica. Nos complace impulsar nuestro trabajo con el EITI en un momento en que el Estándar EITI está siendo actualizado y reforzado, y seguiremos apoyando a los países que implementan el requisito del EITI de divulgación de los beneficiarios reales.

Este blog fue publicado originalmente en el sitio web de OpenOwnership.

Obtenga más información acerca de la República Kirguisa en la página del país