Noticias

Transparencia en los contratos: los próximos pasos para Guyana

Guyana, el pequeño país sudamericano, tiene una población de menos de 800.000 habitantes y una gran reserva de petróleo. Según los descubrimientos más recientes, la economía de Guyana podría transformarse, ya que el FMI calculó un crecimiento de aproximadamente el 52,8% en el PIB de Guyana en 2020. Sin embargo, la caída abrupta en el precio del petróleo puede desilusionar las expectativas y desplomar las chances de Guyana de convertirse en una nación líder en la producción de petróleo.  

Los primeros ingresos del Bloque Stabroek en Guyana ya han llegado a las arcas gubernamentales por un monto que ascendió a 4,9 millones de dólares estadounidenses en regalías de petróleo, transferidas en mayo de 2020. En febrero, se recibieron un millón de barriles por un valor de 55 millones de dólares de la venta de petróleo de ganancia. Esta operación tuvo lugar justo antes de la caída histórica de los precios del crudo a principios de año.

En este momento, la transparencia en los contratos y la divulgación de contratos de ventas es cada vez más oportuna y urgente.

La cuestión fundamental

En junio de 2016, ExxonMobil confirmó un descubrimiento de relevancia mundial en su yacimiento Liza-2, ubicado en el Bloque Stabroek, a una distancia aproximada de 200 kilómetros de la costa de Guyana. Este descubrimiento representa uno de los más grandes de crudo en los últimos años en todo el mundo.

Tres días antes de la confirmación de este descubrimiento, se firmó un contrato de reparto de la producción entre el gobierno, ExxonMobil, CNOOC International y Hess, complementario al contrato de exploración ya firmado entre las partes. En diciembre de 2017, el gobierno puso el contrato a disposición del público y los ciudadanos lo consideraron un hito para la transparencia en los contratos.

Según un análisis de OpenOil sobre el contrato, efectuado recientemente, se indicaría que “Guyana recibirá hasta 55.000 millones de dólares menos de lo que debería por la licencia de Stabroek; un promedio de 1300 millones de dólares por año”.  En respuesta al informe de Open Oil, Exxon destacó que “las conclusiones son confusas en tanto comparan las aguas profundas de Guyana con las provincias productoras de hidrocarburos en campos maduros, que han evolucionado naturalmente marcos fiscales que reflejan experiencia y tienen perfiles de bajo riesgo”. Según el gobierno, el contrato no solo versaba sobre términos fiscales, sino también sobre “imperativos geopolíticos y de seguridad nacional que no pueden ignorarse”.

La producción en el Bloque Stabroek empezó en diciembre de 2019 y la exportación comenzó en enero. En el mismo mes, el Departamento de Energía firmó un contrato de venta con Shell para vender las primeras tres remesas de petróleo de ganancia recibidas. En enero se envió el primer millón de barriles de petróleo. No obstante, se desconoce el precio de venta del petróleo, puesto que el contrato de venta no está a disposición del público.

Los principales comerciantes de petróleo siguen interesados en Guyana a pesar de la caída en el precio. Estos siguen presentando expresiones de interés para su consideración como agentes de comercialización para la porción del gobierno del crudo del país. La publicación del contrato de venta representaría un paso hacia el tratamiento de varias preocupaciones de los guyaneses respecto del análisis de los términos y condiciones de los contratos de petróleo y su venta. El Departamento de Energía asumió el compromiso de brindar datos sobre las ventas. El Departamento de Energía también señaló que hay ciertas áreas en las negociaciones internacionales de venta de petróleo que pueden verse influenciadas por la divulgación temprana de ciertos aspectos de la información sobre la venta debido a la naturaleza de sensibilidad comercial de este tipo de negocio, que opera abiertamente en el ámbito del comercio internacional de petróleo.

The Stabroek Block is operated by Esso Exploration and Production Guyana Ltd. (an ExxonMobil affiliate), which hold a 45% interest. Hess Guyana Exploration Ltd. holds 30% interest and CNOOC Nexen Petroleum Guyana Limited holds a 25% interest. Image: Hess
El Bloque Stabroek está ubicado a aproximadamente 193 km de la costa de Guyana. Imagen: Hess Corporation

Los contratos de petróleo de Guyana son de acceso público

Los contratos establecen los derechos, términos y obligaciones que rigen la exploración y explotación de reservas específicas de petróleo, gas y minerales. Las diferencias entre los términos contractuales y el marco general impositivo y jurídico se relacionan, en su mayoría, con disposiciones fiscales aplicables en el transcurso del proyecto. En muchos países africanos, por ejemplo, los incentivos impositivos se otorgan, generalmente, a través de contratos, no de leyes. Las condiciones fiscales son un elemento clave en el rompecabezas para que los ciudadanos comprendan cuánto obtienen de la explotación de sus recursos naturales, y para controlar el cumplimiento de los términos, las obligaciones y los pagos de los proyectos extractivos en sus países.

En Guyana, los términos de los contratos de petróleo son una parte muy importante del debate público. Por tanto, la transparencia de estas condiciones es clave. Según el contrato de Stabroek, el gobierno de Guyana recibirá una participación del 50% de las ganancias del petróleo, mientras que las otras partes recibirán el petróleo restante, con un tope de recuperación del costo del 75%. Esto quiere decir que los contratistas podrían recuperar un monto de los costos incurridos para la exploración, el desarrollo y la operación. Se aplicará una regalía del 2% sobre las ventas brutas. Parte de las ganancias que recibe el gobierno de conformidad con las estipulaciones contractuales provienen del pago por derechos de prospección y del arrendamiento de la superficie. También se incluyen incentivos y exenciones fiscales.

La divulgación del contrato de Stabroek es loable. Permite el análisis público de sus condiciones y la publicación de información para el debate sobre las disposiciones de uno de los acuerdos más importantes en materia de petróleo de las últimas décadas. Las organizaciones de la sociedad civil han podido estudiar las disposiciones y recomendar enmiendas a las obligaciones fiscales establecidas en el contrato. Esta medida demuestra que la transparencia en los contratos es un nuevo estándar.

Divulgación de contratos de ventas: ¿el próximo paso para Guyana?

Una vez que el gobierno reciba sus ganancias del crudo del país, intentará vender este petróleo a los comerciantes mediante contratos de ventas de petróleo. La información sobre estos contratos es muy relevante para permitir el control, por ejemplo, sobre la identidad del comprador, los volúmenes anuales y mensuales comprometidos para la compra y venta, el precio y los mecanismos para su ajuste. Los precios del petróleo pueden tener un efecto considerable para las economías que dependen del petróleo; la apertura de los datos es clave para controlar las ganancias y el modo en que estas se invierten o gastan. En estos tiempos en los que los marcados descensos ponen en jaque las economías, la necesidad de transparencia es más relevante que nunca.  

Mientras que el contrato que rige el Bloque Stabroek es público, persisten las demandas por más información. Asimismo, los ciudadanos y los medios reclaman que existe un amplio margen para mejorar la transparencia de los contratos de ventas.

Además de la divulgación de los contratos, el Estándar EITI también alienta a los países implementadores del EITI a que divulguen los contratos de ventas relacionados con la venta de la porción del Estado de la producción u otros ingresos percibidos en especie. Esta es una clara oportunidad para que el EITI de Guyana tenga una función en la transparencia del asunto y colabore con el Secretariado Internacional del EITI y su trabajo en la transparencia de la comercialización de materias primas. El EITI de Guyana recibió una declaración de compromiso del Departamento de Energía en el que manifiesta que la información solicitada sobre producción y comercio de petróleo se brindará para la confección del segundo informe del EITI del país.

La transparencia en los contratos de comercio de materias primas permitirá a los ciudadanos de Guyana pedir responsabilidades a las empresas y sus gobiernos cuando realicen operaciones importantes que repercutan considerablemente en los ingresos públicos. El gobierno ha dado un paso importante en el establecimiento de un Fondo de Recursos Naturales para la mejora en la gestión de la riqueza de recursos de Guyana.  De cara al futuro, garantizar la gestión responsable y sostenible de los ingresos del país debería seguir siendo alta en la agenda política. La prosperidad económica del país y la calidad de vida de sus ciudadanos hoy y mañana dependen de ello.

Antecedentes

  • Guyana se unió al EITI en octubre de 2017. Al hacerlo, el país asumió el compromiso de implementar los requisitos de transparencia del Estándar EITI, incluida la divulgación de todos los contratos y las licencias otorgados o enmendados del 1 de enero de 2021 en adelante. Se espera que este requisito mejore aún más la gestión de los sectores de minería, petróleo y gas en los países con riqueza de recursos, y brinde a los ciudadanos acceso a la información sobre los acuerdos que rigen sobre estos sectores.

  • La operación del Bloque Stabroek está a cargo de Esso Exploration and Production Guyana Ltd. (empresa vinculada a ExxonMobil), que tiene una participación del 45%. Hess Guyana Exploration Ltd. tiene una participación del 30% y CNOOC Nexen Petroleum Guyana Limited, una participación del 25%.

  • Para más información sobre el EITI de Guyana, visite: gyeiti.org

 

Crédito de la fotografía: Hess Corporation

Authors: 

Jaqueline Terrel Taquiri

Oficial Técnica

Jaqueline es experta en derecho fiscal y en las industrias extractivas y apoya la labor del EITI en lo referente a los procesos de Validación y diversos ascpectos técnicos,

Marie Gay Alessandra Ordenes

Directora de Asia y el Pacífico

Gay lidera el trabajo de apoyo a la implementación del EITI en el Sudeste Asiático y Asia del Pacífico y supervisa la implementación en Asia Central.