Skip to main content
Fallback image

Revisión de la Validación (2020)

Publisher
EITI International Secretariat
October 2019

La Validación es el proceso del EITI para el aseguramiento de la calidad. Evalúa el desempeño y fomenta el diálogo y el aprendizaje a nivel de país. Asimismo, protege la integridad del EITI al someter a los países implementadores a un mismo estándar global y evaluar de forma imparcial si la implementación del EITI en un determinado país se ajusta a las disposiciones del Estándar EITI. En esta página se brinda más información acerca de la Validación. 

La primera guía del EITI sobre la Validación se publicó en 2006. Desde entonces, se han introducido varios cambios a los procedimientos de Validación. En octubre de 2020, el Consejo EITI adoptó el esquema general de un nuevo modelo de Validación. En diciembre de 2020, el Consejo EITI adoptó una versión revisada de la guía y el procedimiento de Validación. 

La transformación más reciente del modelo de Validación sostiene el Estándar EITI y, a su vez, ayuda a los países a utilizar la Validación como una herramienta orientada a mejorar la gestión del sector extractivo. Los cambios introducidos al modelo hacen énfasis en el progreso alcanzado por los países a efectos de cumplir los requisitos del Estándar EITI mediante la publicación de datos a través de los sistemas de los Gobiernos y las empresas. 

Antecedentes de la revisión

El Consejo EITI comenzó el proceso de revisión de la Validación en su 45.ª reunión de Consejo celebrada en octubre de 2019. El Consejo estableció que la revisión se centraría en los siguientes aspectos:

  1. Garantizar que la Validación fomentara el progreso continuo, reflejase las prioridades de cada país y mejorara el impacto de la implementación del EITI, sosteniendo, a la vez, la integridad del Estándar EITI. Los datos de las Validaciones de los años 2016 a 2019 revelaron que los países lograron avances en la implementación del Estándar EITI. Sin embargo, las partes interesadas opinaron que la Validación debería reflejar mejor la diversidad de las circunstancias de los países implementadores y el impacto de la implementación del EITI. También se planteó la necesidad de mantener un tratamiento objetivo y consistente entre todos los países. Dado que un creciente número de países obtuvo un nivel general de “progreso satisfactorio”, surgió como un desafío emergente el hecho de impulsar avances ulteriores.

  2. Tener en cuenta quién realiza la Validación y con qué recursos cuenta, a fin de garantizar la sostenibilidad financiera, la ejecución oportuna de las validaciones y la disponibilidad de recursos suficientes para apoyar la implementación. Algunas de las opciones que plantearon los miembros del Comité de Validación fueron la realización de revisiones regionales y por pares, la subcontratación total de la Validación a un tercero, un mayor enfoque en las autoevaluaciones previas a la Validación, y una menor frecuencia de las Validaciones.

  3. Tener en cuenta la estructura y el momento de la Validación, incluidas la evaluación de los requisitos individuales, la evaluación general del progreso y las consecuencias de la Validación. Algunas de las opciones que plantearon los miembros del Comité de Validación fueron introducir un nivel de progreso intermedio entre “significativo” y “satisfactorio”, y otorgar mayor flexibilidad al grupo multipartícipe para determinar si las deficiencias revisten importancia relativa. También se consideró la posibilidad de realizar validaciones temáticas o regionales.

  4. Revisar la Validación del protocolo para la sociedad civil. El Comité de Validación debatió acerca de la interpretación del protocolo y si la metodología para evaluar la participación de la sociedad civil era adecuada para proteger el espacio cívico en el EITI y fomentar el progreso. Durante la revisión, se reconsideró si el mismo marco de Validación resultaba idóneo para evaluar tanto las disposiciones sobre divulgación como los requisitos sobre la participación de las partes interesadas.

Consultas y resultados

Entre diciembre de 2019 y enero de 2020, se llevó a cabo una consulta abierta para que todas las partes interesadas opinaran acerca del futuro de la Validación del EITI. Los resultados de la consulta sirvieron de base para el nuevo modelo adoptado en diciembre de 2020. Asimismo, entre mayo y julio de 2020 se realizaron consultas específicas con la sociedad civil, los países implementadores y las empresas que apoyan al EITI.

Cronología