Noticias

Enfocarse en la raíz del problema

Reflexiones acerca del taller sobre beneficiarios reales en Londres

"Enfocarse en la raíz del problema" es la expresión que eligió Ledum Mittee, presidente del EITI de Nigeria para describir los esfuerzos en su país para dar a conocer quiénes son en última instancia los propietarios y los beneficiarios de las compañías petroleras, gasíferas y mineras que operan en el país. En Nigeria, el trabajo del NEITI sobre beneficiarios reales como parte de los informes petroleros, gasíferos y mineros ha revelado algunos datos importantes, aunque incompletos y, a veces, inexactos. 

En días anteriores de la semana pasada, más de veinte participantes de los 12 países implementadores del EITI se reunieron en el Centro de Conferencias de Westminster en Londres para compartir lecciones aprendidas sobre la divulgación de los beneficiarios reales en el sector extractivo. El Estándar EITI recomienda que los países implementadores mantengan un registro público de los beneficiarios reales que licitan, operan o invierten en el sector. El Consejo acordó en 2013 que la divulgación de los beneficiarios reales era un área importante pero difícil y que se debía recomendar a los países que intentaran llevarla a cabo. De ese modo, once países se inscribieron en un programa piloto voluntario sobre beneficiarios reales y ahora están haciendo la experiencia piloto de divulgar a los propietarios reales de las compañías petroleras, gasíferas y mineras que operan en sus territorios.

¿Qué nos podría indicar la información sobre beneficiarios reales?

Durante el taller, se hizo evidente la importancia de los beneficiarios reales para abordar cuestiones de información sobre el mercado de bienes, para abordar la evasión fiscal y para garantizar una asignación equitativa de licencias para mejorar la transparencia en el sector. Se aceptó que siempre habrá alguna información errónea. El reto será encontrar el equilibrio adecuado entre confiabilidad y "creerle a la mayoría" para examinar información incorrecta sobre quién es propietario de qué.

Elaboración de registros públicos

Con ese propósito, Veda Poon, de la Oficina del Gabinete del Reino Unido describió el proceso del Reino Unido para establecer su registro público de beneficiarios reales. Explicó las dificultades para encontrar una definición de beneficiario que fuera aceptable, acordada y utilizable y para establecer penalidades para las entidades que deben presentar información y que no proporcionan datos exactos y de manera oportuna.

Los participantes fueron informados de que en la República Kirguisa la divulgación de los beneficiarios reales es obligatoria para las compañías extractivas y que quienes no cumplen no recibirán su licencia o sufrirán la revocación de la licencia que tengan. “Esperamos aportar más información sobre los propietarios en nuestro país para todos. Esta no debe ser, en general, información difícil de localizar”, afirmó Elmyrza Ukubaev, de la República Kirguisa.

Retos

La definición del nivel de detalle de beneficiarios reales que se debía publicar para informar de manera más efectiva a los ciudadanos fue un reto para todos los países. Los estados participantes acordaron que la flexibilidad que proporciona el Estándar en la definición de beneficiarios reales era importante. “Lo que es un beneficiario real en un país no va a ser igual en otro. Tenemos que reconocer la diversidad y la situación política en cada país”, explicó el viceministro Stephen Dorbor de Liberia.

Aunque algunos de los países del piloto no tienen una legislación que exija a las compañías que proporcionen información sobre beneficiarios reales, su deseo de llevar transparencia al sector los ha llevado a unirse al piloto. Por ejemplo, Honduras, con dificultades de inseguridad adicionales, divulgará los beneficiarios reales en breve, pero de manera voluntaria, ya que la legislación impide la publicación de información sobre activos privados sin consentimiento. “Esto abrirá un nuevo horizonte para compañías extranjeras y locales que operan en el país y, aunque no va a resultar un camino sencillo, seguramente será muy interesante”, destacó el Coordinador Nacional Carlos Salinas. Aparte de divulgar los beneficiarios reales, el Informe de Honduras indicará si los beneficiarios propietarios son Personas Políticamente Expuestas o no. La identificación y la divulgación de información sobre personas políticamente expuestas que tienen intereses en proyectos petroleros, gasíferos y mineros fue otra área que planteó dificultades, entre otras cosas porque se trata de una práctica común que dichas propiedades figuren en los documentos como en manos de testaferros o apoderados.

En Zambia, comprender cómo utilizar las plantillas para presentación de información y el tiempo de espera para que las compañías reunieran la información perjudicó la divulgación de beneficiarios reales en el Informe EITI de 2013.

Datos del debate y pasos siguientes

Los participantes analizaron sus propias dificultades para definir quiénes son beneficiarios reales y cuán lejos se puede esperar que lleguen para revelar la propiedad, a sabiendas de que muchas compañías tienen varios niveles de propiedad y podrían estar registradas en otras jurisdicciones. Acordaron respecto de los puntos siguientes:

  • Los grupos de multipartícipes deben incluir la definición acordada de beneficiarios reales, incluidas las Personas Políticamente Expuestas, en el proceso EITI. En países como Zambia, la definición de beneficiario real ya estaba expresada en la legislación, mientras que en otros países, como la RDC, no se mencionaba el concepto en la legislación interna. El Secretariado Internacional podría ofrecer más guía al valerse de fuentes como las definiciones del Grupo de Acción Financiera.
  • Es necesario considerar la confiabilidad de la información sobre beneficiarios reales de modo que los ciudadanos puedan tener más confianza en que los beneficiarios reales declarados son los verdaderos propietarios. Esto había sido una dificultad en Nigeria y en Togo.
  • El conocimiento del primer nivel de accionistas es información útil que debe incluirse en el proceso EITI, aunque no debe confundirse con los beneficiarios reales.
  • Los grupos de multipartícipes deben ofrecer una mejor guía para que las compañías que presentan información completen la plantilla sobre beneficiarios reales y realicen pruebas con las plantillas.
  • Los grupos de multipartícipes deben considerar ir más allá de divulgar el nombre de un beneficiario real y divulgar, además, información sobre su identidad, como la dirección, el número de identificación personal, la nacionalidad, etc.
  • Se deben buscar sistemas que reflejen los cambios en la propiedad con el paso del tiempo y los cambios en la estructura corporativa (p. ej. con ventas de activos, etc.). En Liberia, había gran interés en comprender cómo la propiedad había cambiado de manos en los últimos cinco años, y en establecer un punto de referencia para hacer seguimiento del progreso de los cambios.
  • Era importante trabajar para elaborar un registro público, como en el Reino Unido, y según lo recomienda el Estándar. Esto incluía considerar qué organismo deberá estar a cargo e ir más allá de un registro corporativo.

Aunque el EITI no es un fin en sí mismo, se destacó que puede respaldar sistemas gubernamentales que reúnan información sobre beneficiarios reales (p. ej. los esfuerzos de Liberia para reunir información sobre beneficiarios reales al otorgar licencias o los esfuerzos de Sierra Leona para incluir a los beneficiarios reales en un repositorio en línea de concesiones de minería). El EITI debe mejorar los sistemas gubernamentales, no reemplazarlos ni duplicarlos.

A medida que los países del piloto completen la presentación de información sobre beneficiarios reales en los próximos meses, se dispondrá de más datos para informar a los ciudadanos. Aunque la propiedad oculta ahora se destaque de manera prominente en la agenda global, sigue habiendo pocos actores que aborden esta cuestión de una manera concreta. La implementación del EITI y los primeros resultados pueden, entonces, ser instrumentales para hacer avanzar el debate global sobre beneficiarios reales.

Para más información acerca del piloto sobre beneficiarios reales, haga clic aquí.